¿Cuál es la importancia de las TI en las organizaciones modernas?

La respuesta es simple: la aceleración del cambio. Acelerar la adaptación de la organización en la Era de la Información de la mano de software.

El software brinda la posibilidad de entender y procesar información, algo vital en casi todas las organizaciones modernas, como ya lo han entendido la industria de la música, los libros y los viajes. Lo nuevo, es que nuevas industrias, tan variadas como la de ropa deportiva, la de motores para aviones, la de maquinaria pesada, incluso la del dinero, han comenzado a entenderlo.

El caso de Bitcoin, la moneda digital que permite transacciones y pagos en todo el mundo, gráfica lo profundo del impacto de las TI en la industria moderna. El dinero, que en su forma más primitiva ha estado presente desde la fundación del comercio, está viendo cambios dramáticos en su noción con iniciativas como Bitcoin.

Existe suficiente evidencia que ilustra cómo los saltos tecnológicos y los cambios en las industrias son cada vez más rápido “inquietantemente casi llegando a la “Ley de Moore”, la que dicta que  los microprocesadores doblan su capacidad cada 18 meses. La consecuencia directa de esta observación es que los precios bajan al mismo tiempo que las prestaciones suben: la computadora que hoy vale US$ 3.000 costará la mitad al año siguiente y estará obsoleta en dos años.

MIT Technology Review publicó un artículo titulado Are Smart Phones Spreading Faster than Any Technology in Human History? A los teléfonos fijos, señala la nota, les tomó casi un siglo saturar el mercado estadounidense mientras que a los teléfonos móviles tan solo 20 años. Los smartphone están en camino de llegar al punto de saturación en la mitad del tiempo (solo 10 años) y se espera que las tablet se muevan incluso más rápidas que los smartphone.

“Cada ejecutivo que abre el cajón de su escritorio y ve intacto el una vez amado BlackBerry, intuitivamente entiende que el ritmo de cambio se acelera cada día y que los cambios crean ganadores y perdedores”.

Entonces, ¿cómo sobrevivir al caudal de cambios e innovaciones? Las ideas de que las empresas pueden tomar atajos en su camino al éxito recortando los gastos operativos para impulsar el precio de las acciones o reducir la inversión en I+D, se las han llevado el tiempo.

Grandes compañía, como Amazon, han demostrado que invertir en el cambio y reevaluar constantemente las suposiciones del negocio son el camino al futuro. Y esto es algo que no solamente están realizando los negocios nuevos.

General Electric, por ejemplo, tiene un nuevo nombre para lo que cree que es el futuro de su negocio: ‘Internet Industrial’, término que refleja la esperanza de la empresa de que al añadir más sensores a su maquinaria, obtendrán una avalancha de datos, disponible en una plataforma tipo cloud,  que permitirán a las empresas mejorar la eficiencia de trenes, motores de generación, máquinas de resonancia magnética y otros equipos vendidos por GE.

GE afirma que en tres años invertirá US$ 1.500 millones en la idea. Parte de ese dinero se está invirtiendo en un nuevo centro de I+D en software que la empresa ha construido en California, EE.UU. “Cada turbina de GE produce 5 terabytes de información al día, el problema es que GE monitorea 1.550 turbinas en todo el mundo, lo que, conjuntamente, suman 7,75 peta bytes de información diariamente, un flujo imposible de manejar con los centros de datos actuales, pero no fuera del alcance de la híper escala de las plataformas cloud. GE nos muestra que no se ata a las restricciones de los actuales centros de datos para darle la bienvenida al cambio de la Internet Industrial”.

Desafortunadamente, según estimaciones de Gartner, la empresa consultora en tecnología con sede en Stamford, en la actualidad cerca del 80% de los recursos invertidos en TI son consumidos en mantener y expandir los sistemas existentes, dejando poco margen para la inversión en el desarrollo de nuevas capacidades que impulsen el futuro de la organización.

“Los CEO de las organizaciones de hoy tienen la tremenda oportunidad de proporcionar el liderazgo que se requiere para impulsar los cambios, permitiendo que las tecnologías de la información den forma al futuro de la empresa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *